Copas menstruales

Con cada vez más gente preocupada por los efectos de la vida cotidiana sobre el medio ambiente, las copas menstruales se han convertido en una alternativa a las compresas y tampones. Lo que mucha gente no sabe es que además las copas menstruales poseen muchos beneficios para la salud, la higiene, conveniencia, comfort y rentabilidad.

Una copa menstrual recolecta el fluido menstrual, en vez de absorverlo como un tampón, y se puede limpiar y reutilizar, la copa puede durar diez años. Las copas menstruales han sido pensadas para tener menos fugas y son muy cómodas de llevar. Por si fuera poco, tienen menos riesgos de salud que los productos estándar y no contienen productos químicos o tóxicos. Las copas menstruales se inventaron en 1930 y están hechas, normalmente, de silicona médica.